Comentario de la Semana [11 – 15 marzo]

“ESCUCHAD A JESUS”

El segundo domingo de Cuaresma nos invita a reflexionar sobre la Transfiguración de Jesús: un momento particular en la experiencia de los Apóstoles, mientras Jesús sube a Jerusalén para su inmolación, con el cual Dios ayuda al hombre débil a conservar la esperanza en la gloria del mundo venidero. “La divinidad de Jesús va unida a la cruz; solo en esta interrelación conocemos a Jesús correctamente” (Benedicto XVI).

 

Dios llama al hombre a subir. Así lo hizo con Moisés en el Sinaí, así lo hizo con Elías en el monte Horeb. Dice San Ambrosio: “Si no subes a la cumbre de una prudencia más excelsa, la sabiduría no se aparecerá, tampoco se te aparecerá el conocimiento de los misterios, tampoco se te aparecerá cuanta gloria hay, cuanto parecer hay en el Verbo de Dios”. Es necesario subir porque el monte es símbolo de la subida interior.

 

El corazón del mensaje de la Transfiguración es Cristo. Como dice San Agustín: “…los Profetas hablan, la Ley habla: pero escuchad a éste, la voz de la Ley, la lengua de los Profetas. El mismo resonó en ellos cuando le pareció oportuno, apareció El ante ellos en su resplandor”.

 

Que este domingo nos permita asimilar que “La transfiguración ayuda a los discípulos, y también a nosotros, a comprender que la pasión de Cristo es un misterio de sufrimiento, pero, sobre todo, un regalo de amor infinito por parte de Jesús”. (Papa Francisco)

Guillermo Inca Pereda

Secretario Adjunto

Conferencia Episcopal Peruana

Compartir esta información