Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) anuncia la creación de la Red Eclesial Ecológica Mesoamericana

A una semana de iniciar la asamblea del Sínodo para la Amazonía, en Roma, el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) ha anunciado la creación de la Red Eclesial Ecológica Mesoamericana (REEMAM), bajo la animación del Departamento de Justicia y Solidaridad (DEJUSOL), junto con el Secretariado Latinoamericano y del Caribe de Cáritas (SELACC), y el equipo zonal de Cáritas de la región Centroamérica y México.

La noticia se dio a conocer por el propio presidente del CELAM, Mons. Miguel Cabrejos, Arzobispo de Trujillo, a través de un videomensaje en la antesala del encuentro fundacional de la red, que se desarrolla en la Ciudad México desde el 29 de septiembre y se extenderá hasta el 3 de octubre.

Siete países, un corredor biológico

Según documentos del equipo animador de la asamblea fundacional, en la creación de la REEMAM se ha tenido como referencia la experiencia de la Red Eclesial PanAmazónica (REPAM), así como la mirada desde la Ecología Integral propuesta por el Papa Francisco.

“La REEMAM, al igual que la REPAM, pretende articular en procesos de pastoral de conjunto las iniciativas eclesiales que cuidan la ‘casa común’, en su corredor biológico que conectan a los siete países: México, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Costa Rica y Panamá”, dijo Mons. Cabrejos sin dejar de referirse a la carta encíclica Laudato Si’, como referente inspirador.

El Presidente del CELAM dijo que «La Laudato Si’ nos recuerda que todo está relacionado, y por tal razón, la conectividad de pueblos originarios ancestrales, con bosques y agua, es uno de los argumentos para propiciar una cultura del encuentro en esta porción de la ‘casa común». Asimismo, enfatizó que “la estructura ecológica principal de esta parte del continente, la necesidad de actuar en conjunto frente al cambio climático, la conciencia de compartir riquezas comunes en biodiversidad y tradición cultural, pero, a la vez, afrontar graves problemas ambientales comunes, respalda la iniciativa de trascender fronteras como Iglesia en salida”.

El Corredor biológico nace también después de haberse reunido la familia Cáritas en el XIX Congreso latinoamericano ,en febrero de este año, en Honduras donde se fortaleció el camino de la Iglesia en el continente, “viviendo la alegría del Evangelio y su compromiso con el cuidado de la Casa Común”.

Aspectos importantes de la REEMAM

Fomentar el desarrollo económico inclusivo, equitativo y sustentable, así como la conciencia en el uso responsable de los recursos naturales, y la preservación de las culturas y los modos de vida de los pueblos originarios de la región, hace parte del profetismo implícito al que se siente llamada la REEMAM en su triple opción por la defensa de la vida, la trasnacionalidad y la eclesialidad.

El camino recorrido por la REPAM desde su creación hace cinco años, y los talleres de ecología integral que se vienen desarrollando, desde 2017, en cada uno de los países que hacen parte de la REEMAM, han posibilitado espacios de discernimiento, maduración y articulación que tienen, en el encuentro fundacional, su punto de llegada y de partida, al mismo tiempo, justamente en vísperas del Sínodo Panamazónico que iniciará el próximo 6 de octubre en Roma.

“Nuestro corredor biológico mesoamericano es un desafío para la Iglesia y la sociedad, es un fuerte llamado al respeto y al cuidado de toda la creación, pues está constituido por un bioma (un sistema vivo) en el cual se manifiesta la vida en su mega diversidad como un don de Dios para todos, pero lamentablemente, se trata también de un territorio devastado y amenazado”, concluyó el también Presidente del Episcopado Peruana.

Compartir esta información