Nuevo Arzobispo de Lima, Mons. Carlos Castillo: ¡A ti te digo, levántate!

En sus primeras declaraciones a la prensa, el Arzobispo Electo de Lima, Reverendo Monseñor Carlos Castillo Mattasoglio, agradeció al Papa Francisco por su nombramiento, aunque reconoció que se sorprendió por la noticia porque nunca pensó llegar a ese importante cargo. “Casi pensé que iba a ser un Obispo auxiliar”, comentó. El nuevo Arzobispo anunció que su lema episcopal será: “¡A ti te digo, levántate!”, que recuerda las palabras de Jesús al realizar un milagro a una madre desconsolada ante la muerte de su hijo, recogidas por el Evangelio de Lucas.

Esta presentación se realizó en una conferencia de prensa llevada a cabo en el Seminario Santo Toribio de Mogrovejo, en Pueblo Libre, en donde participaron también el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima renunciante, el Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor Nicola Girasoli, Monseñor Luis Bambarén, Obispo Emérito de Chimbote, y diversos representantes del clero de Lima.

Monseñor Castillo afirmó que –una vez que reciba la ordenación episcopal el sábado 2 de marzo próximo– centrará su trabajo en reforzar la unidad de la Iglesia y en impulsar la espiritualidad de Lima y la fe al Señor de los Milagros. “El Papa Francisco ya lo dijo: Perú es un país ‘ensantado’. Lima es un león dormido y una fuente inagotable de espiritualidad. Vamos a unir, no vamos a dividir, vamos a continuar y profundizar”, expresó.

Asimismo, agregó que “hay que aprender a seguir al Señor de los Milagros que está en el corazón de cada limeño y peruano. El Señor de los Milagros está en el que camina por nuestras calles, subiéndose a los buses, sufriendo asaltos, con las mujeres que son maltratadas y asesinadas. Nosotros tenemos que hacer ese milagro para que esta situación cambie”.

El Arzobispo electo también se pronunció sobre el problema de la violencia contra la mujer y los feminicidios que afectan al país. “La herida que ha dejado el machismo es tremenda”, resaltó, y en ese sentido, pidió sancionar e investigar estos casos, pero, sobre todo, “cambiar las bases que lo permiten”. Agregó que “la reeducación no solo es la enseñanza en la escuela y la familia. Hay que introducir un elemento que falta en nuestro país: el discernimiento”.

Por su parte, el Cardenal Juan Luis Cipriani saludó a su sucesor por el nombramiento y agradeció a los obispos auxiliares de Lima, sacerdotes y a la comunidad católica en general que lo acompañó durante sus 30 años de servicio episcopal. “Agradezco a toda esa feligresía tan maravillosa que ha hecho de esta una ciudad eucarística”, expresó.

Un emotivo momento durante la ceremonia fue cuando el flamante Arzobispo electo recibió de las manos de Monseñor Luis Bambarén, Obispo Emérito de Chimbote, el báculo que utilizó el Cardenal Juan Landázuri Ricketts, Arzobispo de Lima entre 1955 y 1990. “Lo hago con alegría porque después de 67 años, Monseñor Carlos es el primer diocesano Arzobispo de Lima, tras la partida del Cardenal Juan Gualberto Guevara, primer Cardenal del Perú”, finalizó.

La ceremonia de ordenación episcopal del nuevo Arzobispo de Lima se realizará el próximo 2 de marzo en la Catedral de Lima. Será presidida por el Nuncio Apostólico, Monseñor Nicola Girasoli, y concelebrada por los Cardenales Pedro Barreto y Juan Luis Cipriani, Monseñor Miguel Cabrejos, Presidente del Episcopado Peruano, y Monseñor Luis Bambarén, Obispo Emérito de Chimbote.

Compartir esta información