Nuncio Apostólico en el Perú, Mons. Paolo Rocco Gualtieri sostuvo reunión con ministro de Justicia Eduardo Arana

  • En el artículo 50 de la Carta Magna el Estado peruano reconoce a la Iglesia Católica como elemento importante en su formación histórica.

Con la finalidad de fortalecer las relaciones entre el Estado peruano y la Santa Sede, el Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor Paolo Rocco Gualtieri, sostuvo una reunión con el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Eduardo Arana Ysa, en la sede institucional de dicha cartera.

El secretario general de la Conferencia Episcopal Peruana, padre Guillermo Inca Pereda, acompañó la delegación que fue recibida por el viceministro de Justicia, Walther Iberos; Guillermo Valdivieso, jefe de Gabinete de Asesores, y Antonio Valdivia, director general de Justicia y Libertad Religiosa.

La reunión del señor Nuncio Apostólico con el titular de Justicia y Derechos Humanos se llevó a cabo en un clima de gran cordialidad entre las delegaciones y sirvió para afianzar la colaboración entre ambos Estados.

Como se recuerda, el 19 de julio de 1980 se suscribió en Lima el “Acuerdo entre la Santa Sede y la República del Perú” con el objetivo de afianzar las relaciones institucionales entre la Iglesia Católica y el Estado. El documento, también llamado Concordato, se oficializó mediante el Decreto Ley 23211.

Por otro lado, el artículo 50 de la Constitución Política del Perú señala que “dentro de un régimen de independencia y autonomía, el Estado reconoce a la Iglesia Católica como elemento importante en la formación histórica, cultural y moral del Perú y le presta su colaboración”.