Conferencia Episcopal reconoció el trabajo a favor de la Iglesia en el Perú de Obispos, Congregaciones y una religiosa

Nota de Prensa Nº 004-2019

Lima, 17 de enero de 2019.- En una ceremonia especial, en el marco de la 113 Asamblea Plenaria del Episcopado Peruano, los Obispos del Perú entregaron la Medalla de Santo Toribio de Mogrovejo de la CEP a tres Obispos, tres congregaciones religiosas, una sociedad misionera y una hermana religiosa, por su valiosa y sacrificada labor en favor de la Iglesia en el Perú.

Monseñor Miguel Cabrejos, Arzobispo de Trujillo y Presidente de la Conferencia Episcopal, y Monseñor Norberto Strotmann, Obispo de Chosica y Secretario General de la CEP, fueron los encargados de entregar la Medalla de Honor y el Diploma recordatorio.

Monseñor Emiliano Cisneros Martínez, OAR, Obispo de Chachapoyas, y Monseñor Eduardo Velásquez Tarazona, Obispo de Huaraz, recibieron, cada uno, la Medalla de Plata Santo Toribio de Mogrovejo, con ocasión de sus Bodas de Plata Episcopales. Luego de recibir el reconocimiento, Monseñor Cisneros expresó: “En este tiempo no he hecho otra cosa que servir al Perú, primero como sacerdote y luego como Obispo. Muchas gracias a todos por el acompañamiento y el apoyo a lo largo de estos 25 años”. A su turno, Monseñor Velásquez afirmó que “este premio lo tomo con orgullo por haber vivido estos años de mi Episcopado en lugares como Huaraz, Tacna y Moquegua, Huacho y luego en mi Iglesia particular, la diócesis de Huaraz. Me debo a la comunidad diocesana, a toda la feligresía”.

 

Posteriormente, recibió el reconocimiento Monseñor Daniel Turley Murphy, OSA, Obispo de Chulucanas, con ocasión de sus Bodas de Oro Sacerdotales. “Han sido 50 años que han pasado tan rápido que solo me queda dar gracias a Dios”, sostuvo Monseñor Turley.

También recibieron la Medalla Santo Toribio de Mogrovejo, la Compañía de Jesús, por sus 450 años de misión en el Perú; la Congregación de Religiosas Franciscanas de la Inmaculada Concepción, por sus 135 años de fundación; la Congregación Canonesas de la Cruz, por sus 100 años de fundación, la Sociedad Misionera de San Pablo, por sus 50 años de fundación, y la Hermana Linda Ann Marzolo Fenoglio, de la Congregación Hermanas Misioneras de la Sociedad de María (Hermanas Maristas), por sus 44 años de trabajo en la pastoral carcelaria en nuestro país. En representación de la religiosa, recibió la Medalla la Hermana Carlotta, compañera de la Hermana Ann.  

Finalmente, el Presidente del Episcopado Peruano brindó unas palabras de homenaje a todos los condecorados. “Bienaventurados a todos los que hemos reconocido hoy porque en este tiempo han llevado el Evangelio y la paz. Esa es la Iglesia que el Papa Francisco por que tanto insiste, una Iglesia sinodal, en el camino de la historia, pero para hacer presente a Cristo y su Evangelio. Muchas gracias a todos ustedes por la belleza de su misión”, expresó.

La Medalla de Santo Toribio de Mogrovejo se entrega cada año a las personas e instituciones que han resaltado por su destacado y encomiable trabajo a favor de la Iglesia en el Perú.

Compartir esta información